LIBRO: Practicar la oración. 1. No importa cómo


 PROLOGO 

Los cristianos creemos que Dios nos habla de tú a tú en Cristo y con él podemos entablar un diálogo que recoja la profundidad de nuestras esperanzas y quejas, de nuestras alegrías y lágrimas… confiando en que quedarán envueltas por su vida resucitada. Pero es tan fácil dejarlo de lado, darlo por supuesto… que hace unos años el arciprestazgo de Zamora-ciudad se propuso ayudar a los fieles a sostener y profundizar su oración e ideamos un sencillo curso, del que me hice cargo, en el que no hubiera que apuntarse y que no requiriera mucho tiempo o acciones muy especiales.

Ofrecimos un espacio de una hora mensual para dejarse conducir a la profundidad siempre cercana de Dios, y hablarle y escucharlo desde lo más profundo de la vida. No un grupo de oración, sino un espacio abierto de oración al que se viniera cuando se quisiera, sin compromisos.

Como complemento surgieron unas hojas de oración que sirvieran para apoyar, guiar, profundizar, ensanchar la oración personal de los fieles y que cada primer domingo de mes se ofrecen en las parroquias. Algunas de ellas son las que ahora, algo remodeladas y organizadas, te ofrecemos. Como verás, cada ficha ofrece distintos momentos de oración en torno a un eje común que cada uno debe llenar de vida y relación con Dios. Cada ficha propone itinerarios de oración, algunos de unos minutos otros de media o una hora de duración. A veces pueden añadirse a la propia oración como uno de sus momentos, otras abarcarían todo su espacio para llevarla a espacios nuevos (en forma o contenido) o más profundos. Por eso te sugerimos que antes de empezar leas las introducciones a los bloques y a cada ficha.

No tienes en tus manos un manual de oración, sino un pequeño libro-capilla, un espacio de oración, donde recogerte y abrirte a la escucha y el diálogo con Dios. Ánimo pues.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cruce para Dios

Fragmento apócrifo de la creación (2)

La música callada. Cuento