Fragmento apócrifo de la creación (2)


Al terminar la obra de la creación oyó Dios el trino de los pájaros y el susurro de los ríos. Se acercó y olió el perfume de las flores y el frescor de la tierra recién empapada por la lluvia, incluso saboreó alguno de los frutos que ofrecía. Cuando comenzó a pasear por el mundo se detuvo a acariciar el césped y a jugar con la arena de la playa… y no pudo por menos de entregarse y abrazar el barro hasta hacerlo semejante a sí, queriendo compartir el amor con que había dado a luz esta creación que era hermosa de verdad. Así nacieron los seres humanos y a ellos les entregó su obra. Y vio Dios que todo estaba bien, que todo era bueno, y al reposar su amor en la creación todo se vistió de belleza y esplendor.
Entonces Adán y Eva, y con ellos toda la humanidad, se desperezaron y extendieron su mirada sobre el mundo. Comenzaron a oír y a oler, a saborear y a tocar… con la alegría de encontrar un regalo a cada paso. Vieron que el mundo era bueno, y al levantar al cielo su mirada y oír el silencio de su presencia dieron gracias.
También conocieron el lado oscuro de las cosas sin saber de dónde venía. Y recordaron cómo Dios les había contado que también Él tuvo que ajustar cuentas con el misterio del caos y la tiniebla cuando abrazó al mundo en la carne de su Hijo llenándolo de luz. Y que esto no le había impedido crear vida, belleza y alegría, aunque le supuso conocer la soledad y el dolor. Adán y Eva se supieron invitados a ser imagen de Dios en medio del ruido y el hedor, de la amargura y la aspereza de la vida. Y se dijeron: hagamos del mundo la obra de Dios. Y Dios, en su eternidad, se conmovió y su alegría llegó a plenitud. Y la del hombre también.

Comentarios

  1. Curioso q tuviera que ajustar cuentas con el caos y la tiniebla, parece que siempre ha sido así.
    Por lo menos tenemos la LUZ que nos muestra el camino.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Realmente bello " hagamos del mundo la obra de Dios"

    Anima a la humanidad a no desfallecer y seguir trabajando...

    ResponderEliminar
  3. Gracias , Dios ha abrazado mi barro , y su alegría esta en nosotros en verdad me he difícil de comprender, gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un cruce para Dios

La música callada. Cuento