Entradas

REFLEXIÓN PARA DOMINGO II DE CUARESMA (Gn 22, 1-2. 9-13. 15-18; Sal 115; Rom 8, 31b-34; Mc 9, 2-10)

Imagen
El Señor ha sido claro: “El que pierda su vida por mí y por el evangelio la salvará”. Lo dice inmediatamente después de afirmar que sube a Jerusalén a vivir y anunciar el evangelio en medio de los poderes que tiranizan el mundo. Los discípulos están conmocionados. ¿No sería mejor establecer un reino independiente separado del poder de la muerte y de la influencia del mal? ¿No sería mejor volver a Galilea? Pero no existe algo así. El mundo está amasado con la levadura de la muerte y del mal. El sacrificio de Jesús no es otro que vivir el amor de Dios, su voluntad de vida para todos, en medio de las limitaciones de la vida y del desprecio con el que nos tratamos. Vivir el amor siempre, a pesar de todo, sin dejarse convencer por su aparente falta de eficacia en este mundo pasajero y egoísta. Su sacrificio entonces refleja la luz eterna del amor de Dios. Lo que contemplan los discípulos en el monte es una profecía de lo que vendrá: la manifestación resplandeciente del poder indestructibl

EL DESIERTO EN CASA - II. Caminar juntos, a pesar de ser distintos

Imagen
En el desierto los israelitas caminan como pueblo. Todos han sido arrojados al desierto, todos sienten la misma sed y el mismo miedo, todos tienen la misma esperanza de una tierra nueva. Se miran unos a otros y pueden ver el mismo barro anhelante de vida. Por muy distintos que sean pertenecen al mismo pueblo arrojados a esa “tierra poblada de aullidos”. El paso por el desierto es una oportunidad única para reconocernos miembros de una misma humanidad necesitada de comprensión, ayuda y esperanza; para aprender a caminar juntos compartiendo la vida. Aunque es verdad que en el desierto la tentación del “sálvese quien pueda” se hace más fuerte. Venir al desierto que se nos ha metido en casa en este tiempo de cuaresma significa preguntarnos si nos ha servido para acercarnos más a los demás o para preocuparnos solo de nosotros mismos. En el sa

REFLEXIÓN PARA DOMINGO I DE CUARESMA (Gn 9,8-15; Sal 24, 4-9; 1Pe 3,18-22; Mc 1, 12-15)

Imagen
¿Qué puede significar la afirmación que hace Dios en la primera lectura cuando dice: “el diluvio no volverá a destruir la vida, ni habrá otro diluvio que devaste la tierra”, a la luz de tantas catástrofes que han afligido a la humanidad, a la luz de tantas realidades que nos rodean y nos habitan y que nos hacen sentir como espíritus encadenados, como afirma la segunda lectura? ¿Qué decir cuando nos sentimos anegados por la enfermedad, la injusticia o nuestro propio pecado? No es extraño que los susurros de la desesperanza nos conduzcan a la depresión o a la prepotencia, a arrojar la toalla o a intentar sostener la vida a manotazos. Es esta situación la que vive Jesús con nosotros a lo largo de su vida y se representa en las tentaciones. El mar tempestuoso de la vida que nos anega aparece descrito en el evangelio como vida en el desierto rodeada de fieras dispuestas a tragarle a él como tragan todo. Pero Cristo se alza sobre ellas convencido de que la promesa de Dios sobre él es más f

EL DESIERTO EN CASA - I. Estamos en el desierto y no hay marcha atrás

Imagen
Así se vio Israel, en el desierto y sin marcha atrás. No podía volver a su antigua situación y lo que veía en su presente era un camino difícil que no mostraba apenas indicadores de vida. Puedes contemplar la imagen y explicitar ante el Señor tu situación concreta . Tus pérdidas, tus miedos, tus inseguridades, tu malestar, tu enfado con la situación… y ponerla en sus manos, como si quisieras que el Señor la conociera de primera mano, por tu boca. Hazlo con confianza incluso si tienes que mostrarle por momentos tu rabia. Termina recitando el salmo 77 despacio , recordando que Israel fue conducido y salvado finalmente por Dios: Alzo mi voz a Dios gritando, alzo mi voz a Dios para que me oiga. En mi angustia busco a Dios; de noche extiendo las manos sin descanso, y mi alma rehúsa el consuelo. Cuando me acuerdo de Dios gimo, y meditando me siento desfallecer. Sujetas los párpados de mis ojos, y la agitación no me deja hablar. Repaso los días antiguos, recuerdo los años rem

EL DESIERTO EN CASA. Propuesta de camino cuaresmal

Imagen
Existe una tradición en el libro del Éxodo, escondida entrelíneas de los textos que han dominado la redacción del libro, que habla de la salida de Egipto como una expulsión del pueblo de Israel de la tierra de Egipto al desierto. Me gustaría utilizarla para reflexionar sobre el sentido que podemos dar a la cuaresma este año. La razón es que antes de que pensemos en la imagen del desierto como un lugar donde ir para encontrar lo esencial de nosotros mismos, este nos ha invadido en múltiples formas, dejando nuestras vidas llenas de pobreza, dolor, incertidumbre… en una situación cuaresmal existencial. Es como si el COVID nos hubiera expulsado al desierto metiendo las arenas del desierto en nuestra propia casa obligándonos a atravesar a todos, de diferentes maneras, pero a todos, una estepa existencial que requiere fuerza y confianza. En esta perspectiva la cuaresma litúrgica puede ser una invitación a reconocer los gestos, situaciones, realidades con los que Dios acompañó al pueblo d